A dónde voy

 

Lake Ohau, Isla Sur, NZ.


 

La idea de este viaje empezó de chico por alguna razón que hoy no distingo cuál fue. Siempre decía que mi país preferido era Australia, que si me daban a elegir, elegía ir ahí. Tal vez era porque desde chico me gustan los canguros, pero no lo sé.

Desde ese entonces pasaron como veinte años, y tanto como el tiempo se alargó la lista de lugares que quiero conocer. El primero en sumarse fue NZ: era el país vecino y tan intrigante y prometedor como su hermano mayor. Esas pocas razones ya eran suficientes para agregarlo al mapa, pero enterarme de que además daba visas de trabajo que sirven para usar NZ de base y desde ahí aprovechar para viajar, hizo que el borrador de itinerario ideal de viaje empezara a cambiar radicalmente su dibujo. Cosa que terminó de concretarse cuando Flor, la ex de Gabo, publicó sus miles de fotos merodeando Asia, y en especial una en una playa zamoana. Así, a Australia y NZ se le sumaron entonces Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam. A eso se le sumaron los pibes, a la suma de eso Malasia, Singapur e Indonesia, y a todo eso junto Luciana, que creo nos vamos a acompañar a todos lados.

 

Isle of Skye, Escocia.


 

Hace dos semanas que estoy en NZ, anduvimos un poco por la isla norte y ahora viajamos por la sur. La idea es seguir recorriéndolas un mes más. El 15 de febrero me reencuentro con Lu en Auckland, y juntos nos vamos para Gold Coast, Australia. Ahí nos quedamos un día, y al siguiente partimos con pasaje de ida hacia Phuket. Una vez allá, el 16 a la noche o el 17 nos encontramos en Koh Phangan con Cabar (que viaja al mismo tiempo que nosotros pero con otros vuelos), Gabo y Luquitas. Hacemos Full Moon Party e islas tailandesas durante 10 o 15 días, hasta que Gabo y Lucas, después de dos meses de viaje por el sudeste asiático, se vuelven a BsAs. Los otros 3 encaramos al norte, hacia las selvas tailandesas, antes de Laos y Angkor. En algún momento de Camboya, supongo, cuando empiece abril, Cabar se va a BsAs. Quedamos Lu y yo, y nos queda Vietnam, lo que nos haya faltado de Laos y Camboya, más Malasia, Singapur e Indonesia. Mi más más sueño sería quedarme un tiempito en Bali con una tabla de surf.

 

Angkor TrancaroLeando.


 

Cuando se nos termine la plata, se nos termina la joda. Entonces volvemos a NZ, a hacer uso de nuestras Working Holiday Visas y de nuestro plusvalor. Intentaremos trabajar lo más que podamos, sin dejar de pasarla bien. Juntar un poco de plata, para recuperar lo que ya gastamos y para volver a casa, o para volver a viajar. Pero para eso falta mucho.

Todo empezó por Australia, pero en todo este tiempo se sumaron muchos destinos, y en el que queda hasta entonces pueden aparecer muchos más. India, Samoa y Fiji son los que están en mente. Pero nunca se sabe, cuando viajo, lo que más me gusta es improvisar.

 

El proyecto incial.

* * * * *

 

Atardecer en el lago, Princes Club, Londres.


 

Siendo 26.11.11 creo que ha llegado el momento de actualizar, aunque sea de forma escueta y a modo de resumen fugaz, este post.

Desde el 29 de diciembre, que dejé Buenos Aires, anduve TrancaroLeaNdo poR:

Las dos islas de Nueva Zelanda, desde Auckland en el norte hasta Queenstown bien al sur, durante 1 mes y medio, la mayoría del cual dormimos en la calle, playas, parques y etcéteras de esta índole. De ahí crucé al Sudeste Asiático, un lugar mágico si los hay, en donde me quedé 3 meses vagando por Tailandia, Laos, Camboya, Vietnam y Tailandia otra vez.

En mayo y muy a mi pesar, volví a NZ, en donde después de 3 semanas de frío y aburrimiento, me agarró la loca y me compré de un día para el siguiente, un vuelo Auckland-Hong Kong-Amsterdam. Y eso que me da miedo volar. Viajé 28 horas en asientos no reclinables para ver si funcionaba una historia de amor que lamentablemente no prosperó.

 

Atardecer en Glen Coe, en el corazón de las Highlands, Escocia.


 

Después de unas semanas en Amsterdam, me subí, bajo una lluvia torrencial de granizo, a mi nueva bici holandesa, con una mochila de 20kg sobre la espalda, otra de 10kg del lado del pecho, un traje que me hice a medida en Hoi An, Vietnam (uno de los pueblitos más lindos en los que estuve) colgando del manubrio, un bolsito lleno de cosas y dos bolsas con provisiones para el viaje. Me iba en tren a Londres, y de ahí a Winchester, según lo indicaba mi “plan B”.

Después de 2 semanas viviendo con mi tío favortio, el Dogor, conseguí trabajo como instructor en la escuela de wakeboard más grande de Europa. Con mi bici y la mitad de todo el equipaje (que muy a mi pesar sigue creciendo en cada destino) me instalé en lo que sería mi nuevo hogar: una casa rodante a orillas de uno de los 7 lagos del predio. El día de la entrevista me pedí vacaciones: mi tío se iba a menorca y me había invitado. No le podía decir que no.

El 16 de agosto, y después de 8 días de juerga, playas paradisíacas, familia, alcohol, magic welcomes, dulce de leche y español, volví a por mis dos últimas semanas de  trabajo en Londres. Un bondi, uno de los bien malos, me dejó en Edimburgo y empezando por ahí me recorrí bajo la lluvia gran parte de Escocia.

 

Un Adolfo (Castelo) a través del vidrio, Highlands, Escocia.


 

El próximo paso sería Sevilla. Me llamaron de otra escuela de Wakeboard para venir (hoy escribo a orillas del Guadalquivir!) a dar clases y encargarme de todo el departamente de comunicación de la empresa. ¿Qué más podía pedir? Wakeboard y publicidad juntos, una cabaña frente al río y en el marco de una ciudad alucinante. Encima la recibida fue con Magic Welcomed incluida, y pronto se vendrá el post.

Ahora, ya recuperado de la economía de guerra, toca empezar a viajar otra vez. Diciembre se lo dedicaré al sur de España y, tal vez, me pegue una vuelta por París a visitar a Chchch, una de mis hermanas. En el interín me voy a enfocar plenamente en el blog, con sólo un objetivo entre cejas: volarle la peluca!

 

TrancaroLeaNdo en alguna de las 24 hs del crucero Portsmouth-Santander, Inglaterra-España.


 

Qué me depara para después?

En enero me voy a Marruecos, con una secuaz de lujo que ya muy prontito tendrá su correspondiente presentación en el blog! No sé ni por cuánto ni cómo ni a qué lugares, pero nos vamos! Y después de eso, ahí sí: o el sur de África o India, Nepal e indonesia. O por qué no, las dos!

Como dije cuando escribí la primera parte de este post allá por diciembre, casi un año atrás: cuando viajo, lo que más me gusta es improvisar.

pd. Me faltan subir las mejores aventuras, curiosidades, gastronómicas, imponderables, personajes, robos, avistamientos du fauna, miceláneas y demás del viaje. Pero lo estoy trabajando! Se vienen grandes avances en TrancaroLa poR el muNdo, espero los disfruten todos!

 

Así, improvisando sobre la marcha, fue como llegué a la Isla de Skye, en el norte de Escocia.